La elección de tu profesión es una decisión egoísta

Hay egoísmo y egoísmo. No me refiero a no prestar algo (un libro). O a no ceder parte de algo que es tuyo para que otro también lo tenga (el tiempo). Me refiero a tu vocación, que no siempre coincide con tu profesión que no siempre es para toda tu vida, como nos hicieron creer en algún momento.

Pero si llegara a ser así, si la profesión que elegiste llegase a ser para toda tu vida, más vale que sea lo que VOS elegiste y no lo que eligió alguien más porque tiene una buena salida laboral o porque es un trabajo seguro o porque es lo que hicieron tu padres y abuelos.

En el transcurso del último año tuve varias consultas sobre cómo reorientar lo que comunicamos cuando hay un cambio importante a nivel profesional: abandonar la carrera que iniciamos al salir del secundario y luego continuamos a través de la experiencia laboral para hacer otra cosa completamente distinta. Esto es algo central en la comunicación de la marca personal.

Una ex contadora que ahora es programadora y le va bien. Una comunicadora que ahora es chef y lo disfruta mucho más. Un ingeniero que está mudando a veterinario. Entre otros. La mayoría de las veces las consultas hacen foco en dos cosas: cómo plantearlo en el currículum/Linkedin y cómo comunicarlo a la familia y amigos.

Por qué? Por temor a que lo primero impacte en sus oportunidades en el mercado laboral y lo segundo genere críticas o cuestionamientos de parte de otras personas. Sobre todo cuando ya estás en los cuarentas.

Resumiendo: elegí vos tu profesión y si querés o tenés que cambiar, cambiá. No está mal cambiar. Está mal quedarte en algo que no te hace feliz el resto de tu vida.

Un abrazo, Franco.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.