Cómo circular las quejas en las organizaciones

La queja hacia abajo, hacia el equipo, es una movida tribunera, que tiene como fin agradar y disimular el desagrado con algo con lo que al mismo tiempo no me comprometo a cambiar, porque queda allí, en ese simple momento de la queja y la catarsis.

La queja hacia arriba, hacia donde se toman las decisiones, se transforma en un pedido: cambiar algo que genera disconformidad. Pero no solemos quejarnos hacia arriba porque por lo general pensamos que “seguro que no me lo van a dar…” y queremos evitar ese rechazo.

Pero cuidado: también puede que imaginemos la situación opuesta y pensemos que “y qué pasa si me lo dan…” y me tengo que comprometer más aún. Yo que sólo quería quejarme un rato.

Qué opinión tenés del tema de la queja? Te leo en comentarios.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

×